Índice del artículo


A las 14:40 llegamos a Gouter, un refugio pequeño y masificado que será sustituido por el nuevo que están rematando al lado, más moderno y mucho más espacioso. Se cena pronto, a las 6 de la tarde, porque al día siguiente hay que levantarse también pronto, sobre la 2 de la mañana para desayunar y prepararse antes de afrontar los últimos 4 kilómetros y mil metros de desnivel que nos separan de la cumbre.

Para ello a eso de las tres de la mañana nos ponemos a caminar, con los frontales, crampones y encordados, siguiendo una espaciada fila de gente que nos precede. A las 5:30 con las primeras luces del día rebasamos el pequeño refugio de emergencia de Vallot que dejamos a nuestra izquierda, ahora que ha amanecido se ve claramente la Aguja Du Midi, donde aclimatamos el primer día que llegamos a Chamonix y que va quedando cada vez más abajo a medida que ascendemos por las aristas en donde se nota la altitud y los pasos cuestan.

Poco antes de las 7 de la mañana llegamos a la cumbre de Montblanc, la visibilidad es buena aunque irá empeorando en la media hora que permanecemos arriba. La cima es amplia, cubierta de nieve, se dice que con una capa superior a 30 metros, a la que poco a poco suben y bajan alpinistas desde las distintas rutas que llevan a ella. Tras las fotos de rigor sobre las 7:30 empezamos a descender llegando a Gouter un par de horas más tarde, donde recogemos el material y bajamos a buen ritmo hasta Mont Lachat para coger otra vez el tranvía.